Clase abierta de literatura | Beatriz Sarlo

Comentarios desactivados en Clase abierta de literatura | Beatriz Sarlo 34

Esta semana en #Rayuela: Clase abierta con Beatriz Sarlo

En este programa nos visita Beatriz Sarlo, una intelectual argentina referente en el campo del periodismo, la cultura y la crítica literaria.

En diálogo con Silvia Bacher, la autora de “Clases de literatura argentina” (Siglo XXI), nos cuenta cómo fue la reconstrucción de la universidad pública en los albores de la recuperación democrática y los desafíos que enfrenta la cultura y la educación en un mundo complejo.

A continuación, algunas de las ideas principales en la voz de de su protagonista:

¿Qué es para vos la Universidad de Buenos Aires hoy?

Beatriz Sarlo
“No significa mucho que sea para mí, que es mi alma mater. Es decir, el lugar donde yo me formé y donde 20 años después pude volver a enseñar. Significa lo que es la Universidad de Buenos Aires en América Latina. Y también te diría en Occidente. Pero en América Latina me atrevo a decir que la Universidad de Buenos Aires junto con la de San Pablo son las dos mayores universidades de América Latina.”

Hablemos sobre la escuela, sostenes que en el año 2001 la cultura de la letra fortalecía la argumentación, la escritura, el discurrir lingüístico y que (hasta nuevo aviso) esta resulta indispensable en el mundo del trabajo y la política. ¿Pensás que llegó ese nuevo aviso?

Beatriz
“No sé si llegó el nuevo aviso. Si llegó, va a ser muy malo para nosotros. Tenemos la mitad de los adolescentes fuera de la educación en este momento. Es una catástrofe. Al comienzo del Siglo XX, lo que había que lograr era que todos los chicos pasaran por la escolaridad primaria para que aprendieran a leer y escribir. Eso ya no alcanza en absoluto. Entonces, al final del Siglo XX, vos no podés tener los mismos estándares que a comienzos de siglo. Por lo tanto, no alcanza con que alguien aprenda dificultosamente a leer más o menos mal y a escribir peor todavía. Además de leer y escribir, necesitás destrezas aritméticas, matemáticas y sociológicas para ubicarte en el mundo. Todo eso que si alguien abandona la escuela a los 15 años va a ser muy difícil que recupere. Por supuesto, están en esos casos que uno conoce, de alguien que a los 30 años dice vuelvo a la escuela, vuelvo a estudiar, pero son casos excepcionales.”

Una vez que entramos en diálogo con el texto, afirmas que se abren puertas en donde unx necesita tiempo para poder recorrer las páginas y dialogar con el libro. ¿El contexto dificulta esa interacción del lector con la obra?

Beatriz
“Sin duda. Pero para que un libro te abra sus puertas, lo primero que tiene que hacer un lector o una lectora es poner la mano en el picaporte. Y poner la mano en el picaporte es una resolución. Vos no podés abrir las puertas de un libro como los de Jorge Carrión a las patadas. No podés abrir ningún libro respetable estéticamente y respetable intelectualmente a las patadas. Cuando yo viajo todos los días en subterráneo y cuando veo la velocidad con la cual se mueve el Facebook de las personas, yo digo bueno, sí así se podrá leer en Facebook. Es lo único que se puede leer así.”