Inés Dussel: “No es un tiempo de evaluación para la promoción sino para acompañar a los chicos”

Comentarios desactivados 3785

Inés Dussel, doctora en Educación, pedagoga e investigadora, fue la primera entrevistada en esta edición de Rayuela. ¿Cómo será la escuela del futuro, cuando se termine la cuarentena? ¿Cómo deben ser las tareas que reciben los chicos en este escenario de pandemia? De estos temas, y muchos más, conversó nuestra invitada junto a Silvia Bacher.

“Esta situación deja en claro la importancia de la escuela como espacio distinto al de la casa, tanto para docentes, chicos y familia. Nos damos cuenta qué importante que es salir físicamente de nuestro espacio, no solo mentalmente: cambiar de aire, rodearse de otra gente, compañeros, adultos”, comenzó diciendo Dussel.

Respecto a las desigualdades que visibiliza la cuarentena a nivel educacional, la pedagoga sostiene que “los que tenemos conexión en casa podemos hacer un montón de cosas, lo que tenemos cierto espacio cómodo de confinamiento podemos seguir con ciertas rutinas. Hay muchas familias que no lo pueden hacer y esto tiene un costo muy alto para ellos. Ahí hay que tratar una cierta continuidad escolar porque nos hace bien a todos, sobre todo a los chicos”.

En este sentido, Dussel remarca la necesidad de acompañar a los que menos posibilidades tienen en cuanto al acceso tecnológico: “Es muy duro retroceder varias décadas respecto a la posibilidad de inclusión en la escuela, que para muchos sectores es lo que les puede abrir otro futuro”. Y agrega: “Hay que pensar cómo se acompaña, cómo se insiste, cómo se facilitan cosas, cómo hacer llegar tabletas con datos. Lo que logró la Provincia de Buenos Airesa es muy bueno, que todos los contenidos que pasan por su plataforma educativa no usen datos”.

Un concepto interesante que incorporó Dussel a la charla es el de la “escuela suspendida”. ¿A qué se refiere? Ella misma lo explica con claridad: “La propia escuela necesita estar algo suspendida del contexto. En este tiempo, los chicos pueden aprender algo de otros adultos, pueden introducirse a una cultura común, es lo que llamamos el currículum, el plan de estudios que tiene que ver con ordenar ciertos contenidos. Tiene algo de cultura común, no es solamente lo que a cada profesor se le ocurre sino también qué es lo que necesitan saber los chicos en Argentina, en Brasil, en Alemania, donde sea. Son ciertos acuerdos sobre lo que hay que aprender. Esta idea de un tiempo suspendido para introducirme a una cultura común es muy importante porque ahí hay un efecto igualitario: no depende solo de lo que mi familia me puede ofrecer sino también de lo que la sociedad me ofrece, independientemente de donde nacieron, sector social, genero, religión, etc”

Por último, nuestra primera entrevistada de la fecha respondió brevemente un “ping pong” que le propuso Silvia Bacher:

¿Tareas: sí o no? Buenas tareas. ej: diario de pandemia, retrato sonoro. Construir algo juntos como para mantener el aula como una construcción colectiva.

¿Hay problemas con la atención? Sí, estamos todos muy dispersos y las pantallas nos fragmentan mucho la atención.

¿Recomendaciones para evaluar? No es un tiempo de evaluación para la promoción sino para acompañar a los chicos y evaluarlos de una manera que aporte. Ponerse muy pesado con las notas termina sancionando una desigualdad social. el que tiene acceso a las plataformas le va a ir bien y el que solo llegó a algunas clases por Whatsapp no. Eso es muy injusto.

¿Cómo imaginás la escuela el día después? Más tranquila, más cuidadosa. Todos aprendimos que es muy importante cuidarnos. Ese tiene que ser el tono de la escuela, de alegría al reencontrarnos.