rec

Tiago Brandão Rodrigues, Ministro de Educación de Portugal, y Nicolás Trotta, Ministro de Educación de Argentina, en Rayuela

Comentarios desactivados 13

Esta semana, Tiago Brandão Rodrigues, Ministro de Educación de Portugal, analizó los motivos que llevaron a que las evaluaciones de la educación de ese país mejoren de modo exponencial. Por su parte, Nicolás Trotta, Ministro de Educación de la Nación, se refirió a la importancia de contar con un Observatorio de ESI en el país y planteó su posición sobre la necesidad tener una ley de aborto en el país.

Ingresá acá para escuchar el programa completo.

“Este último año hemos sentido que la educación ha ocupado un lugar cumbre, central, en la respuesta de la sociedad a la pandemia. Así lo hemos sentido cuando tuvimos que abandonar la escuela física y pasar a una escuela a distancia. Significó mucho para los aprendizajes pero también de forma relevante en el papel social de nuestras escuelas. La pandemia viene a enseñar esto de forma mucho más clara”, destaca Brandão Rodrigues, el ministro más joven de la historia de su país en ocupar el cargo.

El constante avance de Portugal en materia educativa se ve reflejado con claridad en las estadísticas: en 2002, el promedio de Europa en abandono escolar prematuro era del 17%, mientras que los lusos alcanzaban el 45%. El bioquímico de 43 años, señala que en 2019 el país luso logró disminuir notablemente este indicador, alcanzando el 10.6%. “En los últimos decenios, una gran parte de nuestra población ya escolarizada no solo demandó el acceso a la educación sino que se cambió el paradigma: no es solo el acceso sino también una educación de calidad. Este fue un aspecto determinante en el cambio que hemos tenido en la educación aquí”.

Brandão Rodrigues explica que “la clave para la mejora de Portugal en todos estos indicadores educativos, la bajada muy grande de la repetición, del abandono escolar temprano, resulta de un conjunto de factores. Si hay que elegir uno yo señalaría el cambio cultural que se ha producido con relación a la autonomía de las escuelas”. Y desarrolla esta cuestión: “ Nosotros tenemos un conjunto de 5300 escuelas públicas que tienen una estructura educativa muy sólida, un proyecto educativo propio, que tienen una gran diversidad de actividades y medidas específicas para responder a su comunidad”.

“Sabemos que existen condiciones de partida muy diferentes y que el éxito escolar de cada uno no es necesariamente igual. Por eso tenemos que tener esta idea de una educación de calidad con éxito y equidad entre todos. Eso es lo más difícil. Por eso apostamos en una escuela inclusiva, que pueda recibir a todos. Es una apuesta muy fuerte en la escuela pública”.

En este sentido, es importante subrayar que en Portugal el 80% de los alumnos reciben educación pública. “Es un porcentaje estable, incluso durante la crisis. Entendemos que es un derecho asistir a la educación privada y nunca lo hemos cuestionado. De hecho, hemos involucrado a las escuelas privadas en nuestras políticas de autonomía curricular, de evaluación de las escuelas. Creemos que generar un sistema coherente entre las escuelas públicas y privadas puede ser importante y cada uno de los sistemas puede aprender con los demás”.

Respecto a cómo sobrellevaron la pandemia en Portugal, el Ministro destacó que “todo lo que hicimos de innovación durante estos últimos años fue primordial para la respuesta a la pandemia. Todos entendimos que era imposible dar instrucciones a las escuelas casi como un guión para responder a una pandemia que ninguno de nosotros conocía. Todo lo que hicimos antes fue fundamental para que las escuelas pudieran tener otro tipo de respuestas: lo que llamamos autonomía, flexibilidad curricular, esta confianza en las habilidades, las competencias, la creatividad de las comunidades educativas, el enfoque y la intensificación”.

La educación presencial en Portugal se interrumpió en marzo, por la llegada del Covid.  A partir de junio, primero con los niños de preescolar y posteriormente con los estudiantes de secundaria, fue regresando la escuela presencial. “Todo pasó remotamente y las respuestas de la escuela convirtiendo sus proyectos educativos en proyectos de enseñanza a distancia fue muy positivo, reconocido por todos. Nosotros también tuvimos una respuesta a través de un proyecto llamado “Estudio en casa”, que fue el desarrollo a través de un canal de TV que está accesible a todos con bloques pedagógicos”.

Acerca del rol de los docentes, Brandão Rodrigues explica que “los profesores son muy reconocidos aquí. Portugal es uno de los pocos países que exige el nivel de maestría para ser profesor en todos los grados, incluso para los educadores de infancia. Este es un aspecto muy importante pues tenemos un profesorado muy bien preparado y respetado por nuestras comunidades”.

Por último, el Ministro de Educación de Portugal no quiso dejar pasar la oportunidad de remarcar la importancia de la escuela en este período tan atípico: “Muchas de las escuelas permanecieron abiertas para recibir a los hijos de los trabajadores esenciales. En cada uno de los agrupamientos de escuelas teníamos una que recibía los hijos de los enfermeros, médicos, policías, etc. Nunca paramos los comedores escolares: todos los niños y jóvenes tuvieron garantizada alimentación gratuita. Además, las comunidades educativas supieron ir aprendiendo con la pandemia, no cediendo al miedo y reforzando todos los procedimientos de higiene, distancia social, uso de tecnologías. Fueron un ejemplo para el resto de la población portuguesa. Estando lejos, nunca nuestras escuelas, maestros y familias estuvieron tan cercanas”.

En la segunda parte del programa, dialogamos con Nicolás Trotta, Ministro de Educación de la Nación. “En esta realidad de profunda incertidumbre también hay un marco de oportunidad en el campo educativo para que repensemos muchos aspectos. Se trata de una sociedad que está muy golpeada por la pandemia pero que también tenía enormes complejidades preexistentes, tanto en la Argentina como en América Latina”.

En estas últimas semanas del 2020, probablemente lo más trascendente a nivel legislativo sea el tratamiento de la ley del aborto, que ya obtuvo la media sanción en Diputados. En este sentido, Trotta señaló que “nosotros hemos creado en este año complejo un observatorio de la ESI que nos va a permitir el despliegue de todas las políticas para analizar cómo ha sido el acompañamiento, la respuesta y la llegada a cada una de las instituciones educativas de la implementación en cada jurisdicción”.

“Si se termina aprobando la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), la ESI se va a transformar en una herramienta fundamental, como debe serlo en la realidad actual: para prevenir embarazos no deseados, la escuela tiene un rol fundamental pero también como herramienta para detectar distintas situaciones de abusos que sufren nuestras niñas y niños. A partir de la ESI, se toma conciencia del cuidado y la protección del cuerpo y los chicos pueden reconocer estas situaciones que sufren”.