Alejandro Piscitelli y Julio Alonso pensaron el futuro en Rayuela

Comentarios desactivados 23

Alejandro Piscitelli, filósofo, y Julio Alonso, Licenciado en Ciencias de la Comunicación, ambos profesores de la cátedra de Procesamiento de Datos en Comunicación (UBA) y especialistas en el análisis de culturas y tecnologías, fueron los entrevistados de esta semana en Rayuela. Junto a Silvia Bacher plantearon las tensiones de sociedades en las cuales la temporalidad ha estallado y se enfrentan al enorme desafío de construir nuevos escenarios para la educación y el trabajo. A partir de estas cuestiones, los especialistas exploraron aristas apasionantes sobre el futuro y los riesgos y oportunidades que conlleva la inteligencia artificial. 

El sábado 4 de julio el #MovienteEducativo, impulsado por la cátedra de Educación y Tecnología de la carrera de Filosofía de la Universidad de Buenos Aires, convocó a participar de una experiencia colectiva virtual para recuperar prácticas y saberes de la educación en tiempos de pandemia, Se sumaron docentes, directivos, académicos de diversas disciplinas, universidades de todo el país y funcionarios de diferentes. El encuentro fue transmitido en vivo por Youtube y tuvo más de 3000 reproducciones, fue trending Topic en Twitter durante la tarde con el # MovienteEducativo. Alejandro PiscitelliJulio Alonso y Silvia Bacher,  formaron parte de esta iniciativa.

Esta propuesta intentó romper con este destino del formato convencional porque la realidad misma explotó. No hablamos de una realidad social, política o económica, que siempre tiene problemas. Esta combinación nunca se había dado, entre el virus físico y el informático”, indica Piscitell. Y Alonso coincidió: “Sabemos que el coronavirus vino a romper con todo lo establecido pero no deja de haber continuidades. Nos sorprendió a muchos que algunos de los formatos se continuaran, como las videollamadas entre docentes que hablan y alumnos que escuchan. El MovienteEducativo volvió a romper con todo eso dentro de la pantalla. Es interesante romper los formatos pero también en términos de generar un espacio de aprendizaje. Nosotros no fuimos a contar todo lo que sabemos o lo inteligentes que somos, sino que fue un espacio en el que todos aprendiesen”.

Respecto de cómo imagina el futuro, la “nueva normalidad”, Piscitelli distingue dos tipos de posturas: “El virus nos hizo estallar el presente delante de todos nosotros. Dentro de las cosas buenas que pasaron es que hubo gente que se zambulló en el presente y está tratando de procesarlo y de mostrar continuidades buenas con el pasado y posibles aperturas hacia el futuro que sean discontinuistas. Pero otros optaron por refugiarse en este presente. Dicen ‘no nos gusta, lo odiamos, queremos volver a la vieja normalidad’. En esta tensión es donde se debate mucho la sociedad y la educación es parte”. En este sentido, su colega asiente: “Nosotros no podemos esperar el futuro a ver qué sucede, no podemos predecirlo. Tenemos que poder construir situaciones y escenarios para que cuando ese futuro llegue estemos listos”.

Piscitelli y Alonso ahondaron en conceptos necesarios para poder pensar los complejos tiempos que vivimos, “OCVIS” (objetos culturales vagamente identificados) o “Paradigma Centauro” (la combinatoria entre la inteligencia humana y maquinal) y por supuesto hubo tiempo para hablar de Inteligencia Artificial. “Hay mucho fetichismo alrededor de la idea de inteligencia artificial. Estamos en una etapa de estupidización de los seres humanos y del endiosamiento de la máquina”, asegura Piscitelli. “Hay muchas promesas que se nos han hecho respecto de lo que puede hacer la IA, que todavía es incipiente. Es importante que podamos pensar cómo los humanos podemos servirnos de estas automatizaciones”, agrega Alonso.

¿Qué sucede con la automatización de los puestos de trabajo? “Aquí aparece la idea del “valle inquietante”, donde los robots se parecen cada vez más a nosotros. Ese es el primer miedo. ¿Cómo vas a confiar en alguien que se parece mucho a vos pero que no es humano?”, explica Alonso. “Y el segundo es la pérdida de los trabajos. Lo que hace Amazon es un proceso de reentrenamiento de las personas que pierden el trabajo en nuevas posiciones. Lo que es inquietante es que se meten en el terreno de la educación. Jeff Bezos les dice “vos veni a entrenarte conmigo, yo te educo en lo que necesito que hagas y fijate después cómo podés trabajar con nosotros”. Hay algo ahí que empieza a hacer ruido”.

Ambos coinciden en un punto. La mejor manera de predecir el futuro es inventarlo.