Consumos culturales de las infancias | Vuelta Canela y Canticuénticos

Comentarios desactivados en Consumos culturales de las infancias | Vuelta Canela y Canticuénticos 34

Esta semana en #Rayuela le damos rienda suelta a la imaginación, la música y la creatividad con un programa dedicado a los consumos culturales de las infancias. En tiempos de celulares, tablets y redes sociales seguimos apostando a compartir… momentos de radio con amigxs de todo el país!

Directo desde Santa Fe recibimos la visita de Ruth Hillar, cantante, compositora y fundadora de Canticuénticos, una banda con una propuesta original, alejada de los estereotipos, que combina diversión con emociones profundas.

También recibimos la visita especial de la Payasa Filomena (Nina Lenze), Gora y Tizán de Vuelta Canela un grupo de artistas que desde hace 15 años recorren América Latina llevando música, alegría, diversión y reflexiones a todas las familias del continente.

Y como frutilla de este postre compartimos el testimonio y la sabiduría de Carlos Gianni, un referente indiscutido de la escena musical dedicada a las infancias que nos cuenta los cambios que hubo en las audiencias infantiles con el paso del tiempo y además nos recomienda algunos shows para agendar y ver en las vacaciones de invierno.

A continuación, algunas de las ideas principales en la voz de de sus protagonistas:

Sus canciones tratan temáticas muy diversas pero particularmente hay tuvo tal impacto que cambió el curso de la justicia. ¿Nos contás de qué se trata?

Ruth Hillar, integrante de Canticuénticos
“En nuestro cuarto disco sacamos una canción que compuse que se llama «Hay secretos». Esa canción buscaba ser una ayuda para niñas, niños o adolescentes que estuvieran siendo víctimas de abuso. Es una canción que contó con ayuda profesional para ser compuesta por la temática que es tan difícil. Uno cuando compone algo así se queda como esperando. ¿No? Con todas las ganas de que la canción realmente llegue donde tiene que llegar. Y desde que salió en el disco que fue la primera vez que salió la canción, empezamos a recibir noticias desde escuelas, desde familias, de que la canción ya empezaba a destapar algunas cuestiones, a poder permitir que nenas y nenes contaran sus secretos terribles. (…)
Un par de años más tarde hubo un hecho en el cual tuvo intervención la justicia y la canción se presentó como elemento de prueba. Porque una nena en Zapala (Neuquén) llegó a su casa y sus hermanas adolescentes estaban hablando del tema del abuso. Ella entendió a sus siete años que una canción que le había enseñado el maestro de música en la escuela tenía que ver con eso. La hizo escuchar en su casa y una de sus hermanas en ese momento se conmovió mucho, se quebró y pudo contar en familia lo que le había estado pasando con un vecino. A partir de ese develamiento, se supo de otras nenas del barrio y la jueza entonces al dictar sentencia puso esta canción como elemento de prueba. Así que la escucharon en la sala de audiencias, la escuchó el propio condenado y la jueza reconoció el valor del arte en general, como transformador. Entonces nos parece que generar contenido para las infancias nos pone en un lugar de mucha responsabilidad porque si podemos conseguir estas cosas, podemos conseguir muchas más también. Con esa mirada componemos, como decías vos, pueden aparecer cosas disparatadas que sean sólo para jugar, para divertirnos, para movernos y también pueden aparecer otras que sean un poco más difíciles, seguramente muy necesarias, como como pueden ser lo de tratar de aprender a vivir un poco mejor, de cuidar un poco más el mundo, de querernos más entre nosotros, de respetarnos y de ser solidarios.

¿Qué cambios hubo con la infancia con el paso del tiempo en sus espectáculos?

Carlos Gianni, docente, compositor y director musical
“Los espectáculos musicales para chicos fueron cambiando a través de los años. En cuanto a los contenidos que se hicieron mucho más comprometidos con lo social y lo personal, al menos es lo que proponía Hugo Midón, mi compañero de trabajo en sus libros. La estética no se diferenciaba en lo que era un espectáculo para adultos, ya que tenía las mismas exigencias y los nuestros eran espectáculos para todo público. Respecto de la música, en mi caso trato de parecerme a lo que veo en los chicos. Por ejemplo, ellos pasan muy rápidamente de una cosa a la otra, de un juego al otro y yo trato de que mi música tenga esa misma variedad y esa versatilidad. Pero por otra parte, los chicos son muy profundos, muy emotivos y yo trato de que la música que les ofrezco también sea con la misma emotividad y la misma profundidad. Si estoy en ese camino, creo que estoy cumpliendo bastante bien. Respecto al público, bajó la edad de los asistentes y el tiempo de las obras se acortó. Los chicos están en este momento muy cerca de las tablets y de los celulares.”

Nina Lenze, la Payasa Filomena de Vuelta Canela
“En los espectáculos no siento tantos cambios. Nosotros por ejemplo nunca cambiamos la duración de nuestros espectáculos. Duran más o menos una hora, contemplando la atención del niño que en ese momento se está moviendo, está participando y viviendo el momento. Lo que más cambió quizás es cómo llegamos al público. Antes era el boca en boca, porque le llegó el disco físico, alguien lo llevaba al jardín y de ahí nos escuchaban. Quizás en su momento hacíamos más animaciones y cumpleaños; entonces era más así la llegada. Hoy en día con todo el tema de las redes, de las plataformas de YouTube, Spotify y todo eso tenemos otra llegada que en ese sentido es una herramienta muy buena no solo a Vuelta Canela, sino para todos los grupos porque trasciende un poco las fronteras. Nos llegan respuestas de gente que nos escucha y nos sigue desde Colombia, México y de otros países. Quizás la mayoría del público que viene a vernos es porque conoce los “juegos canelos”, los videos y no tanto porque escucha los discos. Algo que me quedó resonando de lo que dijo Carlos Gianni recién es esto que dice de tomar lo que le dan los niños. Nosotros también somos muy como de ida y vuelta también en nuestro trabajo como docentes y en nuestros discos y nuestras canciones están muy presente todo del ir y venir. Como los niños y las niñas que tienen esta cosa, de repente están jugando a los piratas y de repente se engancharon observando una hormiga. En nuestros discos y canciones está esa impronta.”

🎧 Para volver a escuchar el programa de esta semana, podés hacerlo acá📻📲