Ricardo Cuenca: “La juventud peruana se ha apropiado del tiempo”

Comentarios desactivados 6

Ricardo Cuenca, flamante ministro de Educación de Perú, fue el invitado principal de esta semana en Rayuela. En diálogo con Silvia Bacher, el funcionario comentó cómo fueron los primeros momentos en el cargo, cuáles son los principales desafíos que tiene por delante y cuál es la influencia de los movimientos juveniles en el desarrollo de la vida política y social del país.

 

“La juventud peruana se ha apropiado del tiempo. Ha hecho con él cambios fundamentales, desde una acción social y política, primero distinta, y segundo muy renovada, que genera una gran cantidad de esperanza”, asegura Cuenca. “Hasta hace muy poco, las encuestas decían que había un alto grado de desafección de los jóvenes frente a la política y la demostración de estas semanas ha sido justamente lo contrario”.

 

Vale recordar que entre el 9 y el 16 de noviembre, Perú tuvo 3 presidentes: primero fue destituido Manuel Vizcarra y reemplazado por Manuel Merino, presidente del Congreso, quien terminaría renunciando pocos días después. Finalmente, y de manera transicional, Francisco Sagasti asumió el cargo.

 

En este contexto, fue fundamental el rol de la “Generación del Bicentenario”, formada por miles de jóvenes que salieron a las calles y se expresaron, fundamentalmente, a través de Tick Tock, Instagram y Youtube. El spot “Se metieron con la generación equivocada” se viralizó rápidamente y fue visto por el mundo entero.

 

“Estas son las consecuencias de muchos años de un deterioro general de la discusión política. Termina siendo fundamental cómo esta nueva forma de encararla de los jóvenes no sólo reanima la discusión, colocando temas en la agenda, haciendo un ejercicio ciudadano pleno pero sobre todo utilizando medios para los cuales la política tradicional no tuvo una respuesta rápida como el Tik Tok”, indica el ministro de Educación.

 

Respecto a cómo imagina la nueva escuela “post pandemia”, Cuenca da su punto de vista: “Será más flexible de lo que ha sido hasta ahora: en su modalidad presencial y semi presencial, en el plan de estudios, en los instrumentos y materiales que se utilizan. Los sistemas educativos han sido sometidos en la pandemia a un examen muy duro y el resultado es que tendrán que reinventarse de alguna manera”. Y continúa: “Esta flexibilidad debería incluir también un aterrizaje claro en las enormes diferencias que hay en el país. No es posible imaginar un sistema flexible homogéneo porque la realidad del país no solo es desigual sino compleja incluso geográficamente. Debemos tener no solo herramientas tecnológicas y conectividad, que supone una inversión particular del Estado, sino también ver qué tipo de educación podemos darle más rápidamente a los niños de las zona rurales”.

 

De cara al futuro, Cuenca asegura que “debemos imaginarnos un sistema educativo que se acerque más a estos nuevos tiempos, a esta nueva generación que no fue necesariamente tomada en cuenta en estos diseños en los que los jóvenes y estudiantes tenían que acomodarse al sistema y no al revés. Ahora ya es tiempo de hacerlo”.