Virginia Ungar: “Los psicoanalistas podemos ayudar a la comunidad, no solo a nuestros pacientes”

Comentarios desactivados 37

Virginia Ungar, presidenta de la Asociación Psicoanalítica Internacional, estuvo en el programa de esta semana de Rayuela. Junto a Silvia Bacher, revisaron cuál es el impacto, en lo referido a la salud mental, que está dejando el coronavirus.

Ungar, la primera mujer en ocupar este cargo en la API, estableció una diferenciación para analizar el impacto de la pandemia, en función de la franja etárea. “Se sabe que la población más vulnerable es la de más de 65 años. Es importante explicarles la razón del encierro, que no es por capricho. El 80% de las muertes son en su franja de edad. Se entiende que esa persona que pierde su cotidianeidad, pierde el contacto con sus seres queridos, de abrazar a sus nietos, de estar en su cumpleaños, tenga un nivel de sufrimiento grande”.

El caso de los niños y sus familias es bastante paradójico, según explica la especialista. “Muchos chicxs están muy contentxs: poder estar 24 horas con los padres es una oportunidad buena para ellxs. Pero, a la vez, están encerradxs, no pueden salir y pierden el contacto diario con sus pares. Yo creo que no extrañan tanto a la maestra como pasar varias horas con sus amiguitxs”. Por supuesto, también está la situación de los padres: “Están agobiados: tienen que lavar, limpiar, lavar la ropa, cocinar, sentarse a hacer la tarea con sus hijxs y, además, trabajar”.

Ungar explica que es importante el rol de los psicoanalistas: “Podemos ayudar a la comunidad, no solo a nuestros pacientes”. En este sentido, nuestra entrevistada nos comentó acerca de las actividades que se están llevando a cabo desde la Asociación de Psicoanalistas de Buenos Aires: “Abrimos un foro que está todos los viernes, de 19 a 19.45hs : “SOS. Todos en casa”. Lo interesante es que recibimos consultas de padres de muchas partes del mundo”.

Para finalizar, Ungar utilizó un ejemplo para graficar la situación: “A nadie le resulta fácil perder la cotidianeidad. Una paciente me decía “yo solo quiero tener mi vida devuelta””.